¡Bendita siesta!

Chica echando la siesta en el sofá

Si hay en este país alguna tradición que esté instaurada desde tiempos inmemoriales es la siesta. ¿Quién no ha disfrutado nunca de una buena cabezadita? Criticada por muchos y alabada por otros, la siesta parece haber dejado atrás su mala fama y de nuevo se ha convertido en una especie de religión con muchos fieles seguidores. Y en SB Descanso te contamos por qué.

Chica echando la siesta en el sofá

¡Qué grandes visionarios son los japoneses! Creadores y, sobre todo, mejoradores de todo lo que tiene éxito supieron ver, incluso antes que nosotros, inventores oficiosos de este hábito, que la siesta beneficia seriamente la salud. Y es que ya bien sea en un banco, en el autobús o incluso en la cola del dentista, en Japón la siesta está muy bien vista.

Ahora bien, seguro que te asaltan las dudas de costumbre: ¿cuánto tiempo tiene que durar? ¿Antes o después de comer? ¿Mejor en la cama o en el sofá?

Un lujo al alcance de todos

No cuesta dinero y nos hace sentir bien. En SB Descanso creemos que, además de convertirla en una rutina, deberíamos patentar la siesta. De los muchos beneficios que aporta a nuestro cuerpo podemos destacar el aumento de la concentración, la productividad y el entusiasmo. Conclusión: con una buena siesta estamos más felices y menos estresados.

Chica de espaldas feliz después de echar la siesta

Échate la siesta, pero hazlo bien

Seguro que muchas veces te has despertado de la siesta aturdido y con la sensación de estar más cansado que antes. Si quieres disfrutar de la tan “sagrada siesta” y sus beneficios tienes que tener en cuenta varias cosas: comer ligero, no dormir más de 20 minutos, desconectar el móvil y…

Plato de comida saludable con verduras y salmón

Elige un sitio cómodo

Quedarse dormido delante del ordenador, en una esquina de la oficina o incluso en una silla, solo provocará que termines completamente doblado y con un dolor muscular perjudicial para tu salud.

Chica dormida en la oficina

El ritual de echarse una buena siesta no solo tiene que hacerse a la hora adecuada y tener la duración necesaria, sino elegir un lugar que reúna las condiciones necesarias para asegurar nuestro descanso.

Busca un lugar tranquilo que tenga poca luz y donde tu cuerpo pueda reposar plácidamente. ¿Necesitas unos consejos aún más personalizados? Pásate por cualquiera de los distribuidores de SB Descanso y te diseñarán el mejor escenario para disfrutar de una buena siesta.

Sanas costumbres

Chica echando la siesta en la cama con la habitación a oscuras

Nosotros, al igual que los japoneses, nos echamos la siesta, y lo hacemos bien. Ahora ya tienes las claves, solo te queda escoger un buen sitio donde tumbarte y sentir que tu cuerpo descansa como si estuvieras en el mismísimo cielo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *